domingo, 26 de agosto de 2007

El Subco


A las 16:45 la radio lo arranco de la siesta.
- Gallardo, ¿me copias?.
Antes que el durmiente pudiera retomar el control de su cuerpo, el otro estallo.
- Gordo, me cago en tu alma. ¡Despertate!
Sin incorporarse, el subcomisario cazó la radio y respondió con voz pastosa.
- ¿Se puede saber que mierda pasa. Gimenez? ¡Mas vale que sea importante!
Nomás soltar el pulsador, recibió la noticia como una descarga.
- Hay un 168 en el "Tu y Yo", el jefe te quiere ya ahí.

A las 17:30 Gallardo llegó al Hotel Alojamiento con la respiración agitada tras recorrer de a pie las tres cuadras que lo separaban al lugar del hecho, y después de lidiar media hora con el arranque de su patrulla. Apenas logró abrirse paso entre la manada de curiosos, se topó de frente con la cámara y el micrófono que le aseguraban sus cinco minutos de fama (los otros diez son puro cuento). Mientras se preguntaba como es que hacen los periodistas para llegar siempre antes que el, despacho al cronista con un lacónico: "No coments".
Luego se zambulló al interior del albergue en donde lo recibió el Vicente, a quien conocía de cuando pasaba a buscar el diezmo policial. Mientras caminaban por los pasillos, el conserje lo puso al tanto de lo ocurrido.

A las 18:10, tras tomar un suculento refrigerio en la cocina del hotel, ingresaba a la escena del crimen que, a esas alturas, estaba mas concurrida que un cine continuado a la hora del almuerzo. En la bañera todavía burbujeante flotaba el cuerpo desnudo de una adolescente. Al verla, se dijo a sí mismo "lástima, estaba buena la occisa". Luego se sentó en la cama para tener una visión mas completa de la situación (y para descansar las piernas).

A las 19:25 escucho entrar al forense, se puso de pie y, tras limpiarse el sudor con las sabanas, le extendió una mano que aquel ignoró deliveradamente.

A las 22:35 había terminado de tomar las declaraciones de los testigos. Mandó al cabo Rodriguez a buscar una de muzza y se dispuso a reunir las piezas del rompecabezas que se esparcían, redondas, frente a sus ojos.

1 comentario:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

Estaría regenial reunir las piezas del rompecabezas y armar algunos cruzalinks entre los blogs de los autores de sus partes.

Que bueno que lo hayas publicado. Me gusta que tu blog se permita tambien estos (muy buenos) textos