domingo, 26 de octubre de 2008

De una patria ajena

Camina por calles conocidas
él, extranjero por excluído,
conoce un pasado
de penas insolventes
y sabe de un futuro
que no paga ni a los premios,
en este país flácido
incapaz de darnos una alegría.

3 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Muy real y limpito, amigo. Donde la alegría que celebro es tu poema. Gracias por tu visita y comentario. Estaré pasando por acá. Muy buenos tus blogs. Voy a degustarlos de a poco.

Un abrazo.

Roraima dijo...

Mariano,
Te mande un correito. Este me gusta muchisimo. Te envio uno que no es mio,pero que lo comparto para darle ritmo a este pasaje de calles conocidas...
Bss
Ro.

El dí­a

Amanecí sin ella.
Apenas si se mueve.
Recuerda.
(Mis ojos, mas delgados, la sueñan.)
¿Qué fácil es la ausencia?
En las hojas del tiempo
esa gota del dí­a
resbala, tiembla.
Jaime Sabines.

Gingerale dijo...

¿cuando le daremos nosotros una alegría a este país?