martes, 22 de diciembre de 2009

La Piel del Cordero

Perdido
en los socavones del alma
de todo hombre
se esconde un pensamiento
interminablemente vergonzoso
que da vida
a su bestia despótica.

La mente del hombre
es capaz de lo mejor
y lo peor.

Sólo el obrar
hace diferencias.


Domesticando.