martes, 25 de septiembre de 2007

Llorar es gritar por los ojos


Mis manos recorren los botones de memoria.
Ellas también guardan recuerdos.
Espero ansioso: Tu, tu, tu.
Entonces, aparece tu voz
al otro lado de la línea.
Me agito. Por un instante,
me tiento de darme a conocer.
Pero resisto.
Me niego a romper el hechizo
que la oscuridad construye, y miente
diciendo que todavía me esperas.
Cuelgo.

2 comentarios:

josé dijo...

Me alegro haber andado de excursión por tu calle antes de mi laburo y con unos mates encima / una madrugada reconfortante

Ezequiel Guel dijo...

me alegra encontrar gente que escribe que piensa como siente...
aun que me haya dado un bajo, la verdad que me gusto un chingo.. un abrazo